Por: Mauricio Bayas | @maobayas

La dirigencia de Barcelona está manchando su impecable gestión con decisiones equivocadas. El tema de Ismael Blanco se ha convertido en algo incómodo por resolver. El delantero argentino representa un gasto altísimo, según la misma directiva amarilla. En la tercera temporada con el plantel guayaquileño juega poco (ha estado en nueve partidos y no es titular fijo) y solo ha marcado un gol.

Es verdad que por productividad no ha rendido lo que se esperaba. Pero hay una gran equivocación al cuestionar su trámite para cobrar una deuda a Barcelona. Está en todo su derecho. Puede hacerlo. Es plata ganada en la cancha. Las palabras del directivo Alfaro Moreno fueron muy duras y es un discurso tratando de poner a la hinchada en contra del jugador.

Dijo Alfaro Moreno: “A mí me debieron ocho meses y cuando me retiré me debían una fortuna. Un abogado me tocó el timbre y me dijo: “a usted le voy a a hacer cobrar un millón de dólares” y le dije “no, gracias”. Hay maneras de actuar en la vida y por eso estoy aquí en este cargo”. Está bien. Aplausos, pero no todos tienen la obligación moral de actuar así. Blanco ya jugó y devengó esa plata. Está en su derecho.

Sí Blanco llega a irse de Barcelona tienen que pagarle lo que está firmado. Para eso están los contratos. ‘Ismael Blanco tiene sueldo de jugador europeo’, dijo Alfaro. Pregunto: ¿la directiva no revisó los roles en enero de este año? ¿Por qué recién después de seis meses se hace público que es un megasueldo?

Blanco se ganó el cariño de la hinchada. Hizo 12 goles en los 20 partidos en el 2014. El año pasado jugó 42 partidos y anotó 14 goles. Alfaro se olvidó que en Sangolquí hasta hizo de golero improvisado en un partido donde salió ovacionado.

Qué Barcelona no se meta en otro problema y en otra deuda millonaria con Blanco. Poniendo a la hinchada en contra del jugador no se gana mucho. En la vida hay que ser gratos.

Tomado de: Bendito Fútbol