La brusca salida de Cristian Penilla  ha causado mucho estupor en Barcelona por como se dio la negociación en México sin conocimiento alguno por parte de los dirigentes canarios.

El contrato que tiene la institución torera con el Pachuca expira en diciembre de este año y, según, Alfaro Moreno no hay clausulas que permiten que el atacante deje Barcelona ante del final del mismo.

Pese a lo desorientador y molestoso del asunto, los dirigentes barcelonistas prefieren mantener una buena relación con el grupo Pachuca y prefieren llegar a un acuerdo para que les desembolsen una fuerte cantidad de dinero por permitir que el documento firmado en diciembre del 2015 quede anulado. Es decir los mexicanos devolver un monto que los amarillos le abonaron por el préstamo de un año y otro monto de indemnización por la suspensión del contrato.