Lo que era nerviosismo se transformó en el éxtasis total y júbilo cuando Barcelona supo resolver el encuentro ante Fuerza Amarilla en el estadio Monumental.

Es que al finalizar la primera parte, las dudas y los ecos de una prematura eliminación de la Copa Sudamericana rondaban el ‘Coloso del Salado’, luego del sorpresivo gol de los orenses. Sin embargo, el trámite del choque tuvo un final feliz para los dueños de casa, que además de registrar (fieles a su estilo) otra goleada, esta les permite mantener el invicto en casa durante la presente temporada y recuperar el liderato en el campeonato nacional.

En la parte complementaria apareció ese Barcelona que ganó la primera etapa del torneo, con un juego desequilibrante por las bandas, lo que provocó errores del rival, algo que fue aprovechado por los ofensivos canarios.

Pero el tanto que le resultó más difícil al Ídolo fue el del empate, ese que lo intentaron por 45 minutos luego del penal marcado por Enzo Bruno para la visita. Fue Pedro Velasco el que logró poner fin al cerrojo que había impuesto Fuerza Amarilla y lo tuvo que hacer desde fuera del área para abrir la defensa de los machaleños.

Luego apareció el genio de Damián Díaz, quien mezclando garra con buen fútbol desequilibró el marcador y de ahí todo fue más sencillo para los toreros.

Primero Tito Valencia y luego un doblete de Christian Suárez tras errores compartidos entre el meta Ángel Mosquera y la zaga visitante, pusieron el sello a una goleada que permite a los canarios recuperar la sonrisa y seguir firmes en el afán de conseguir la estrella 15 al fin de la temporada.

Tomado de: Expreso