El director técnico de Fuerza Amarilla Carlos Sevilla, evidenció su malestar luego de la goleada que recibió su equipo en el Monumental acusando a los árbitros por el resultado final a favor de Barcelona.

“Mis jugadores cometieron varios errores y aparte fueron intimidados como lo fueron los árbitros. Pienso que hubo vendetta en contra de mis jugadores que los árbitros no pitaron, fueron intimidados”, manifestó el estratega del equipo orense.

Así mismo, Sevilla apuntó a que Máximo Banguera debió haberse ido expulsado por la falta del penal apenas iniciado el partido debido a la fuerza de la misma, pese a lo cual el árbitro solo sacó tarjeta amarilla.

«La entrada de Banguera sobre Ordóñez fue dura y era para expulsión», puntualizó el entrenador.