Pasó por los micrófonos de Radio Huancavilca, Ruben Israel, quien en el 2014 llegó a Barcelona y metió al equipo a la final con Emelec. De aquel partido se generó mucha polémica por como se dio el partido, con expulsados y jugadores lesionados. El DT uruguayo habló sobre aquello entre otras cosas.

“Está en mis planes volver al fútbol ecuatoriano. Uno es técnico, es padre, es amigo; y yo en Ecuador me sentí como ciudadano, y para mi regresar significaría una alegría. Como no distingo camisetas, si mañana toca otro equipo que no sea BSC, volvería sin problemas. Si el equipo no fuera BSC, yo dirigiría otro equipo. No dirigiría jamás a Emelec, sería traicionar a la hinchada de BSC. Tengo el mayor respeto para Emelec porque es un grande de verdad y sus hinchas, pero sería traicionar a una hinchada que la llevo en el corazón siempre, y yo no traiciono” comentó.

Sobre la amarga “Final del siglo” en donde Barcelona cayó goleado frente a Emelec, Israel reiteró que le quedó un sabor amargo por la forma en que fueron superados y agregó: “Éramos una familia, atravesamos dificultades y llegamos a una final con una hinchada identificada con nosotros, fue una sensación de que merecíamos ganar el campeonato. Ese partido en el Capwell significó un duro golpe cuando a los 9 minutos Álex Bolaños fue expulsado. A nosotros nos quedó la sensación de impotencia, no se que pasó”.