El volante venezolano, Alejandro Guerra, figura en el rol estelar de Palmeiras, será baja de última hora en el conjunto verdao para medir esta noche a Barcelona por Copa Libertadores.

Guerra tuvo que desplazarse de urgencia hasta territorio brasileño debido a que su hijo de apenas tres años se ahogó en la piscina de su domicilio en Sao Paulo mientras se celebraran el cumpleaños de la esposa del futbolista.

El diagnóstico médico del pequeño niño aún se desconoce, así lo informaron los principales medios de Brasil.