Barcelona comenzó su periplo para buscar cerrar la seminfinal de la Copa Libertadores el día domingo al mediodía. Luego del partido contra LDU Quito, los ‘amarillos’ concentraron y fueron al aeropuerto. Ahí fue el primer problema, un vuelo que debía salir a las 13h00 terminó saliendo a las 16h00 por una falla de logística.

En el trayecto, debido a que el avión chárter no tenía capacidad suficiente para hacer un solo viaje, había que hacer una parada para abastecer combustible. En papeles, esa parada no debía demorar más de 45 minutos. Terminaron pernoctando inesperadamente en Bolivia, trasladando toda la planificación física para realizarla en Santa Cruz.

Y las cosas no terminan ahí, pues el equipaje de las personas que viajaron están en el aeropuerto y, al parecer, se quedarán una noche más en la ciudad boliviana para viajar mañana, un día antes del partido, a su destino. Las complicaciones para BSC no solo van desde lo deportivo, ahora se le sumó lo logístico.

El avión que alquiló BSC para el viaje a Porto Alegre aún no tiene permiso de aterrizaje en el Aeropuerto Salgado Filho, se pretende obtenerla el día de mañana, mientras tanto la delegación torera llegaría a la ciudad sede del partido de vuelta de semifinales por Copa Libertadores un día antes del mismo.