Todo se alteró. Guillermo Almada quería realizar al menos tres entrenamientos en Porto Alegre con el plantel antes del partido frente a Gremio, pero la mañana de este martes 31 de octubre la delegación sigue varada en Santa Cruz de la Sierra.

La dirigencia del Ídolo del Astillero consiguió la cancha de Blooming para que el equipo entrene la mañana de este martes. Los planes del cuerpo técnico se modificaron por completo y Guillermo Almada tuvo que dejar listo su equipo, en una cancha no programada, para jugar mañana. Ni siquiera harán reconocimiento de cancha del estadio Arena de Gremio.