A tres fechas para el parate de fin de año, en Barcelona ya están pensando en las caras nuevas. Además del mediocampo, con Damián Lizio como gran anheloel puesto de arquero también se podría reforzar si Máximo Banguera no renueva.

Y Franco Armani es quien pica en punta. Como sucedió en los mercados de pases anteriores con otros nombres, el guardameta de Atlético Nacional de Colombia pasó a ser uno de los que suenan para el Ídolo.

«Mi cabeza está acá. Cada semestre me ponen afuera del club, entonces por ahí uno se cansa de esos rumores. A la hinchada eso te toca el corazón. En este momento puedo decir que no hay ninguna oferta. Mi futuro está en buscar un nuevo título, salir de vacaciones y volver el otro año acá con el ánimo renovado. Gracias a Dios tengo la oportunidad de ganarlo todo acá», fue la declaración del argentino en conferencia de prensa.

Sin embargo, su representante sí abrió las puertas a una futura oferta desde el exterior. «Nosotros le comentamos a la Comisión Directiva de Nacional que si llega algo importante, lo evaluaríamos. Si hay un interés de clubes grandes por Armani, lo escucharemos», aseguró Martín Aráoz, apoderado de Franco Armani.

Aunque las declaraciones son contradictorias, hay algo que es claro: si Barcelona pretende contratarlo deberá abonar 4 millones de dólares, que es el valor de su cláusula de salida, ya que aún cuenta con un año de contrato. «Podría salir por menos. Estamos dispuestos a hablar», destacó el representante de Armani.