More

    DINENNO se analiza casa adentro

    Por: JERSON RUIZ

    Han pasado 254 días desde que Juan Ignacio Dinenno se mandó un golazo en la Copa Sudamericana con la camiseta del Deportivo Cuenca, el segundo ante el cuadro boliviano Oriente Petrolero en la misma llave. Se llevó una pelota desde el medio campo y convirtió.

    Dinenno sabía de la locura que es el equipo canario, pero ahora la vivió en tiempo real y hasta festejó el gol como si fuera un hincha. Un debut similar al de 2017, cuando le hizo el primero a los tres minutos a Barcelona en Cuenca.

    Juan Ignacio, quien será padre en las próximas semanas de Baby Loren, habló con EXTRA de lo que está viviendo en el equipo con mayor hinchada del país.

    Primer partido, primer gol. Comienzas con goles, al igual que cuando vestías la camiseta del D. Cuenca.

    Pasó lo mismo que en el 2017 y estoy muy contento por este comienzo. Fue algo que es tan importante para mí como para el equipo, y este resultado es una gran motivación para los que hacemos Barcelona.

    2017 en los primeros minutos y 2018 en los finales, pero siempre con goles desde el inicio.

    Son momentos muy significativos del partido. Recuerdo el comienzo ante Barcelona cuando estaba en el Cuenca y ahora al final. Son cosas del fútbol, lo importante es que ganamos. Jugar en contra del Ídolo el año pasado tuvo una magnitud tremenda por lo que es Barcelona. Ganar a Católica fue bueno para arrancar bien ante un rival duro.

    ¿Esterilla tiene la pelota y qué se te cruza por la cabeza?

    Ely la gana y me fui al centro del área, porque sé que él tiene un gran remate de tres dedos. Sabía lo que iba a ejecutar, me puso la pelota en la cabeza y yo solo la mandé a las redes. Le cambié la dirección, el arquero achicó, era un 50-50, podía fallar yo o el arquero. Gracias a Dios que fue gol y estalló la fiesta en el estadio. Luego tocó defender el resultado por poquito tiempo.

    El festejo de este gol parece que se puede dividir en dos. Primero, como jugador con los compañeros y luego como si fueras un hincha más, hasta emocionado.

    Fue un momento muy emotivo por ser el primer gol con esta camiseta y también por el minuto en el que fue. Se me cruzaron muchas cosas por la cabeza. Era compensar y premiar el esfuerzo del equipo en el partido y mi intención fue festejar con todos, incluso los chicos que estaban en el banco. Luego vi el esfuerzo que hizo Máximo de venir desde el otro arco, y creo que eso es algo lindo que demuestra la unión y la mentalidad de ir todos juntos y para adelante.

    Antes de jugar decías que Barcelona era una locura. ¿Ahora?

    Igual. Me tocó entrar y nos marcaron el segundo gol y además estábamos con un hombre menos. En ningún momento dudé y sabía que podíamos empatar, pero el tercer gol fue una locura general, algo bueno para todos. Solo el fútbol puede ocasionar que 30.000 personas en un estadio celebremos y estemos contentas por un gol.

    Una vez llegaste al camerino, ¿quién fue la primera persona en la que pensaste y llamaste?

    Fue algo increíble cuando llegué al vestidor. Enseguida me comuniqué con mi novia Sofía, que está en Argentina. Ella no pudo ver el partido por internet, pero estaba en comunicación con la señora de Oyola y Díaz, que le iban contando minuto a minuto el partido. Estaba muy feliz por el gol y el triunfo.

    En Ecuador se dice que cada niño viene al mundo con un pan, pero el tuyo parece que viene con gol.

    Con Sofi estamos emocionados de vivir esta linda etapa de ser padres.

    ¿Qué se viene ahora?

    Se viene un momento hermoso, tanto en lo futbolístico como en lo personal. Se viene la etapa de ser padre de Lorenzo y con el equipo habrá una seguidilla de partidos muy importantes. Debemos ganar todos los encuentros, no solo en el campeonato nacional, sino también los de la Copa Sudamericana, y cada uno de estos es como si fuera una final. Estamos mentalizados en llegar lo más lejos.

    Últimas noticias

    - Publicidad / Advertisement -