More

    ESTE ES EL BARCELONA DE ALMADA

    Pasaron casi cinco meses de la última vez que la hinchada torera se retiró de las gradas del Monumental con tal satisfacción. Barcelona ayer fue una aplanadora y El Nacional fue la víctima. Luego de exigir un rendimiento protagonista en el torneo tras la eliminación en Copa, el equipo de Guillermo Almada ayer empezó a treparse a la ola.

    Bastaron cuatro minutos para que, en dos ocasiones, los 25.000 fanáticos toreros dejen su silla y celebren la victoria transitoria del Ídolo.

    Y es que el regocijo de la hinchada llegó al revivir una goleada como las que hizo costumbre ese Barcelona de 2016, cuando equipo que pisaba el Monumental se llevaba en volqueta los goles. En 2017 apenas dos veces goleó en su casa: 3-0 al Dep. Cuenca y 4-1 al descendido Clan Juvenil.

    Almada optó por Erick Castillo en lugar de Damián Díaz y el resultado fue positivo para el ecuatoriano. Tuvo un encuentro marcado por la asociación con los dos extremos, Marcos Caicedo y Ely Esterilla, pero además por su participación en los goles del cuadro amarillo. Siempre dio el último pase previo.

    Además de aquel acierto del DT, otro fue volver a confiar en Juan Ignacio Dinenno. El argentino marcó su segundo gol en el campeonato, tercero en la temporada (marcó uno en la Sudamericana) y empieza a hacerse lugar como el delantero titular del cuadro canario.

    El Nacional, gracias a su ambicioso estilo de juego, no se escondió y pudo hacerle daño al cuadro canario apenas comenzado el segundo tiempo.

    La intensidad y notable superioridad que el Ídolo mantuvo en los primeros 45 minutos ante los puros criollos iba a equilibrarse en la segunda etapa. Pero los militares dejaron espacios y el Ídolo no perdonó.

    Díaz entró y marcó. Lo propio Ariel Nahuelpán. Los goles que no quisieron entrar, ayer sí tocaron red. Una noche dulce en el estadio Monumental, de esas que hace mucho no se vivían en la casa de los amarillos, que durmieron en el primer lugar de la tabla de posiciones.

    Luego de los 90 minutos

    La eficacia

    Los toreros, que eran recriminados por no ganar con soltura en el marcador a sus rivales, pudieron al fin capitalizar las ocasiones que produjeron en ataque. Apareció al fin esa puntería que se ausentó en los primeros duelos del torneo local y Copa Sudamericana.

    El público en deuda

    Barcelona no volvió a tener un estadio abarrotado de fanáticos amarillos, figura que se sigue repitiendo durante este 2018. Aproximadamente 25.000 espectadores llegaron al Coloso del Salado para ver la goleada ante El Nacional. La hinchada canaria tiene ese pendiente.

    Tomado de: Expreso

    Últimas noticias

    - Publicidad / Advertisement -