More

    ¡CONFÍA EN BARCELONA!

    Yo no sé si es la lluvia o soy yo que está llorando. Así pasaron los primeros 53 minutos del partido contra Deportivo Cuenca, con una cancha del estadio Alejandro Serrano Aguilar en mal estado y mojada por la garúa, que hizo fofo el juego de Barcelona.

    Los problemas del Ídolo continúan. Inofensivo por las bandas; jugando con un doble cinco, que entre los dos no hicieron uno. Una defensa que presentó momentos de duda, como cuando Aimar y Kunti Caicedo se quedaron mirando a los ojos ante el cabezazo de Jackson Pita, al 87’.

    Figura amarilla fue Banguera, al tapar un penal que pudo significar el triunfo ‘morlaco’. Afortunadamente es Máximo atajando y ya lleva dos tiros interceptados desde los 12 pasos, en este año. Sin embargo, que el arquero se convierta en estrella significa que el equipo anda mal. El ‘Expreso Austral’ dominó el mediocampo y hasta el volante de contención Marcos Mosquera tuvo espacios y tiempo para armar.

    No pasó nada con Erick Castillo ni Jonathan Betancourt. El juego por los costados ya sabemos que está ‘berreado’. Falla del técnico o de los extremos, es la pregunta.

    Pero como Barcelona es Barcelona, tuvo que llegar la felicidad al pueblo. Bien, Almada, al ingresar a Nahuelpán para darle más peso ofensivo. Lástima que el calvo argentino haya caído en la provocación de Bryan Cucco y se haga expulsar, tacleando a su adversario al mejor estilo de los ‘linebackers’ del fútbol americano.

    La presencia del ‘Loco’ inyectó fuerza arriba y justo fue él quien puso la primera opción clara de gol para los ‘toreros’, esto recién al minuto 54, con un cabezazo que fue atajado por Heras. De ahí y ya sin lluvia, Barcelona empezó a generar peligro. Damián Díaz comenzó a poner pases, a dar la pausa para la sorpresa. El Kitu aún no es el del 2012 y 2016, pero en el segundo tiempo mostró su liderazgo, prueba de aquello es que pateó el tiro de esquina que terminó en la conquista de Dinenno en el agónico minuto 89.

    La costumbre amarilla es hacer sufrir, hacer llorar, pero al final caprichosamente le da una alegría a su hinchada. Pese a los errores, yo sigo confiando en Barcelona.

    César Contreras Enireb
    Director
    Hincha Amarillo

    Últimas noticias

    - Publicidad / Advertisement -