Se encendieron las alarmas en Sochi, y más precisamente en el seno de la selección brasilera. Sucede que en la última práctica de la Canarinha, Neymar no pudo completar los trabajos y se tuvo que retirar antes de tiempo debido a fuertes dolores en su pie derecho, el mismo que fue operado de la fractura del quinto metatarsiano. Alerta amarela.

Con look nuevo y ya sin ese jopo platinado, el crack del PSG arrancó la mañana con trabajos de gimnasio y kinesiología mientras el resto (salvo Thiago Silva y Paulinho, también preservados) realizaba el primer turno de entrenamiento en el campo. Pero luego del almuerzo, ya en la segunda sesión, el delantero de 26 años preocupó a todos: sintió una dolencia en su pie derecho y no pudo continuar en cancha.