El mejor resumen de lo que implica jugar una Copa del Mundo es el llanto de Neymar al finalizar el partido ante Costa Rica. Después de ganar 2 a 0 a los ticos, el crack se quebró y lloró en el centro del campo de juego.

Ney llegó a la preparación de este Mundial tras estar varios meses parado por una lesión. “Tengo miedo de volver a jugar. Lo que debo hacer es quitarme ese miedo lo más rápido posible para llegar en forma a la Copa del Mundo”, había declarado la estrella brasileña.

TITÉ CONTRA EL PISO

El técnico de la verdeamarela mostró su lado más eufórico luego del gol de Coutinho al minuto 91 del partido ante Costa Rica. Su caída da la vuelta al mundo.