El principal motivo, por no decir único, por el que los dirigentes de la AFA no echan a Jorge Sampaoli de su cargo es por el alto costo de la cláusula de rescisión, valuada en 20 millones de dólares.

Si bien el deseo del entrenador es continuar en su puesto, como anticipó en la conferencia de prensa tras la eliminación ante Francia (“No evalúo irme, estoy donde quiero estar”, dijo el DT), la dirigencia no está convencida de su continuidad. El tema es que tampoco está en condiciones de afrontar el dineral que habría que pagarle.

Es que para remover del puesto a Sampaoli antes de la Copa América 2019 la AFA debería desembolsar 20 palos verdes, y con la devaluación de la moneda argentina los montos se fueron por las nubes.

Por lo pronto, el contrato también estipula que luego de la Copa América 2019 ambas partes pueden rescindir unilateralmente el vínculo. ¿Qué pasará?