El empate 2-2 entre Independiente del Valle y Barcelona, en partido jugado el sábado en el estadio Atahualpa, no dejó satisfecho al técnico interino del negriazul, Álvaro Carcelén, quien se mostró molesto con el árbitro José Luis Espinel porque cree que favoreció a los toreros.

«Nosotros reclamamos dos penales que no se pitaron. Hay ciertas preferencias. Sabemos que Barcelona es un equipo grande y casi siempre se le trata de ayudar. Lo que exigimos y queremos es que se pite de igual a igual», indicó Carcelén, quien trabaja en las formativas del club, pero ante la salida de Gabriel Schürrer se le encargó el plantel principal.

Las acciones a las que hizo alusión el entrenador fueron dos jugadas donde Mario Pineida y Xavier Arreaga, dio la impresión, toparon la pelota con la mano. «No queremos que se nos favorezca, pero tampoco que se nos perjudique», acotó.