El grató regreso de un jugador que el equipo necesitaba. Michael Arroyo ha venido recuperando su mejor nivel a lo largo de los partidos, no solo por los goles o grandes jugadas individuales, pues también aporta hoy en día en lo colectivo, además de rescatar su entrega por el equipo.

El ‘Micky’ volvió al ídolo está temporada en un mar de dudas, debido a que no gozado de regularidad en su último club (Gremio de Porto Alegre), además de no encontrarse en su mejor estado físico. Sin embargo, nadie negaba las condiciones que tiene el ’11’ ‘torero’, que  con el transcurrir de los partidos se viene convirtiendo en uno de los jugadores más determinantes de todo el plantel de Guillermo Almada.

En lo que va de la temporada, Arroyo jugó 16 partidos, en los cuales anoto 6 goles ( Emelec 2, El Nacional, Independiente, U. Católica y Técnico Universitario) y asistió en una oportunidad (Deportivo Cuenca), pero en donde más gravito fue en las jugadas colectivas del equipo, siempre dando la mano en la marca y siendo un jugador con transición rápida.

Esperemos que el crecimiento del Michael Arroyo siga en ascenso. Lo necesitamos a su 100%.