Combinaciones, con gambetas y taquitos incluidos, que son solo la antesala de goles para Barcelona. Es que Michael Arroyo y Damián Díaz están de vuelta, pero no por separado, sino juntos, así como sucedió en el 2012, cuando fueron claves para conseguir la recordada estrella 14.

Gambetita y el Kitu estando en el Ídolo se veían de lejos, esto porque recién en la fecha 15 de la primera etapa iniciaron ambos un partido como titulares. El nacionalizado había perdido espacio y las lesiones impedían que el exjugador de Gremio sea estelar, pero todo cambió. Díaz recuperó su nivel y su socio encontró plenitud física, condiciones suficientes para que Guillermo Almada los una con el fin de generar fútbol en el conjunto amarillo.

Su primera aparición como dupla desde el inicio en la temporada fue ante Emelec en el estadio Capwell, duelo que terminó igualado a dos. De ahí, han jugado otros seis partidos arrancando como titulares, de los cuales el Ídolo ha ganado cuatro (Macará, Delfín, Técnico Universitario e Independiente) y empatado dos, frente a El Nacional y el elenco de Sangolquí. Con ellos de entrada, los toreros no han caído.

En los dos últimos encuentros de esta segunda etapa especialmente, Díaz y Arroyo han sido protagonistas de acciones que han derivado en goles.

El primero, cuando 11 toques en 16 segundos terminaron en la red tras el pase de taco del Kitu para Gambetita ante Técnico en el Bellavista de Ambato. En la reciente fecha, una combinación entre ambos terminó con el gol de Gabriel Marques ante los del Valle en la victoria que afianzó al Ídolo en la punta.

Díaz habló de su dupla luego del triunfo del domingo. “Ya saben ustedes lo que es Michael (Arroyo), si él está bien y está feliz, nos aporta muchísimo”, comentó el creativo de Gambetita, además de definirlo como “un crack”. Y es en ese estado es que seis años más tarde, ambos son el soporte de un Barcelona que quiere llegar a la final y lograr la estrella 16.

Tomado de: Expreso.ec