Se rompió un motor del avión que llevaba al juez argentino a Asunción y debió aterrizar en Resistencia. “Estamos todos bien, fue normal”, expresó.

Fernando Rapallini es el árbitro designado por la Conmebol para dirigir el partido entre Cerro Porteño y Palmeiras, este jueves, por los octavos de final de la Copa Libertadores. Y en el viaje hacia Asunción tuvo un contratiempo inesperado: el avión que lo llevaba rompió un motor y debió aterrizar de emergencia en Resistencia, capital de Chaco.

El referí dijo: “Todo fue con normalidad. La emergencia fue por el motor, pero el aterrizaje resultó normal, nada de forzado. Bajó en Resistencia porque era la ciudad más cercana. Vamos a continuar en otro avión y a la medianoche ya estaremos en Paraguay”.

Rapallini viajó con con Juan Pablo Belatti y Gabriel Chade de jueces asistentes y Germán Delfino de cuarto árbitro.