Entre risas, los jugadores que no lograron cumplir con las indicaciones del entrenador Guillermo Almada en la práctica son ‘fusilados’ por el resto del plantel. Los penitentes se paran en la línea de meta, de espaldas, y el resto patea balones hacia ellos. Así se observó esta tarde en la práctica del cuadro canario.

Acá las imágenes: