More

    LA GRAN ESPINA DE GUILLERMO ALMADA

    Barcelona fracasó en el intento de distanciarse de Macará, su escolta, el pasado miércoles en el estadio Monumental. Los dirigidos por Guillermo Almada tenían la oportunidad de ponerse con cuatro puntos de ventaja en relación a los ambateños, pero permanecen a uno.

    No es la primera vez que el estratega uruguayo y su plantilla no son capaces de vencer en duelos decisivos para colocarse en inmejorables condiciones de cara a su oponente.

    Desde el 2017, Delfín, Emelec y Liga de Quito han superado al Ídolo cuando el afán de los toreros ha sido sacarles ventaja para ganar una fase del campeonato nacional.

    El Cetáceo le sacó los seis puntos en el primer semestre de la anterior temporada y los manabitas consiguieron el cupo a la final y la clasificación a la CopaLibertadores.

    El Bombillo alcanzó cuatro puntos en los duelos directos ante los amarillos en la segunda mitad del 2017 y fue finalista, impidiendo el pase directo de los canarios a la fase de grupos copera. Pese a ello, el elenco de Almada tenía la opción de meterse en las rondas previas a la Libertadores, pero no pudo ni empatarle a Macará como local y tras ello los ambateños accedieron al torneo continental.

    Este año sigue este comportamiento errático de Almada cuando se trata de ganar duelos directos por llevarse una etapa. Liga de Quito le sacó los seis puntos y ya está en la final.

    Solo en el 2016, cuando fue campeón, Almada pudo superar por gol diferencia, mas no en puntos, a un equipo en la lucha por un semestre. Lo hizo tras caer 2-1 ante Emelec y superarlo 5-0 en el Monumental. En la segunda fase igualaron en gol diferencia tras repartirse los puntos, con el detalle de que cuando le bastaba un empate para dar la vuelta en el Coloso del Salado, los azules ganaron.

    Ricardo Armendáriz, extécnico de Barcelona, considera que esto se debe al desgaste y cambios en la plantilla desde el 2016. “Le ha costado un poco ganar estos partidos, porque los jugadores han cambiado. Cuando fue campeón (Jonathan) Álvez era el primer defensa, (Matías) Oyola estaba más joven y presionaba con Gabriel Marques en medio campo. Todo esto incide en el rendimiento”, sustenta el Bocha.

    Por su parte, Janio Pinto, exvolante del Ídolo, considera “que el nerviosismo lo lleva a cometer errores” en las decisiones.

    Tomado de: Expreso.ec

    Últimas noticias

    - Publicidad / Advertisement -