Fuente: StudioFútbol – Por Álvaro Riera Carbo

Ayer por la tarde en el estadio Rodrigo Paz Delgado, Barcelona superó a Liga de Quito en defensa y ataque, lo hizo ver muy pobre en cuanto a expresión de equipo se refiere y le causó zozobra varias veces en su portería. Tanto en el primer como segundo tiempo del encuentro, los amarillos redondearon un gran partido para ser los protagonistas y controlar las acciones del duelo sin sufrir riesgos. El problema del visitante fue carecer de efectividad para poder llevarse el mejor resultado de este choque y así lo explico en las siguientes líneas. En el primer tiempo Barcelona jugó muy bien al fútbol y evidenció una notable superioridad a Liga de Quito en Casa Blanca, algo muy difícil de poder hacer. Esto se dio porque Liga de Quito fue muy pobre como equipo, sus jugadores lucieron estáticos y cansados para presionar y recuperar el balón luego de perderlo, erráticos en los pases, replegando mucho en campo propio y sin ninguna individualidad o jugada colectiva que preocupe a Barcelona.

Barcelona lo superó por largo porque tuvo alto poder de contención, mucha movilidad y dinámica para asociarse y progresar en ataque, varias libertades que concedió el cuadro albo para que se junten jugadores amarillos que destacan por el centro y los costados. Por banda Byron Castillo ratificó su condición de gran lateral en marca y llegadas ofensivas, para sumarse a Esterilla y desbordar por el costado derecho, y por el centro Damián Díaz actuó como en sus mejores versiones jugando a un toque, dando el pase al profundidad preciso y encendido para ser el conductor del elenco torero.

Consecuencia de lo anterior fue que Barcelona, por tener más la pelota, un gran despliegue y fluido juego colectivo en el terreno de juego, generó tres opciones clarísimas de gol sobre arco rival y preocupó a Adrián Gabbarini. Una triangulación Esterilla-Díaz-Arroyo que terminó en remate de Arroyo que salvó el guardameta, un mano a mano de Díaz que terminó en disparo del “Kitu” al palo, y un remate tibio de Félix Torres encontró bien ubicado al golero azucena, fueron las oportunidades que no pudo concretar Barcelona. Los albos se mostraron como un equipo sin intensidad y sin el coraje con el que debían jugar un encuentro de tanta importancia, a excepción de su portero.

En el segundo tiempo, Liga de Quito seguramente recibió una fuerte reprimenda por parte de su técnico Pablo Repetto y el equipo salió a marcar y con un esfuerzo mayor, para ser un equipo más corto que no deje espacios entre futbolistas y que de esa manera puedan encontrar la pelota. Los albos tuvieron más dominio de balón y control del juego en el inicio de la segunda mitad, y ya pudieron disputar más y mejor el trámite del encuentro.

Fueron minutos mejorados de Liga al no conceder tantas licencias para que Barcelona maneje los tiempos del juego, y también desde poder hacer que sus laterales pase al ataque y se insinúen en ofensiva, situación que en el primer tiempo estaba ausente pues los azucenas no hilaban tres o cuatro entregas consecutivas. Barcelona sintió el desgaste de la presión alta ejercida y la responsabilidad que tomó de ser el protagonista del encuentro, y en el segundo tiempo defendió más en su campo y jugó de contragolpe sin incursiones ofensivas de peligrosidad o bien logradas.

La parte complementaria fue más pareja, de imprecisiones de ambos equipos, de mayor tenencia de pelota de Liga de Quito pero sin claridad para poder hacerle e a la zaga torera. Los azucenas tuvieron mayor rebeldía, entrega, y llegaron hasta último cuarto de campo dónde no tuvieron desequilibrio individual o un buen pase para dejar mano a mano a sus atacantes con Máximo Banguera. El guardameta del visitante no sufrió pues hubo aproximaciones que los hermanos Julio no supieron definir correctamente, lo propio Fernando Guerrero que intentó darle creatividad al mediocampo local. Barcelona hizo variantes por sus futbolistas que estaban cansados, refrescó líneas y se hizo fuerte en defensa para sumar un punto en un escenario deportivo muy difícil.

El invicto de 21 años de Liga de Quito en su estadio Casa Blanca ante Barcelona continuará, hoy los amarillos en el primer tiempo pudieron empezar a pensar en romperlo pero fallaron en la definición. Habrá que ver si pueden ganar la segunda etapa del Campeonato y así tener una oportunidad más de intentar vencer a Liga en su cancha, esta vez disputando una final del torneo nacional. Los barcelonistas han bajado en el volumen de juego, crean mucho menos situaciones de gol que antes, pero aún así han sido más que sus adversarios en varios cotejos, duelos que no ganaron por no concretar los goles. Por allí deberán pasar las correcciones del visitante en la semana, en cuanto al local quería ganar también pero es menos malo el resultado sabiendo que pudieron y debieron perder…