Como se ha vuelto costumbre, una de las formas de ‘castigar’ a los jugadores de Barcelona por alguna mala jugada o por perder en una práctica de fútbol, el entrenador Guillermo Almada, ordenó ‘fusilar’ algunos jugadores en el arco.

Mira lo que sucedió acá: