Ante la denuncia que el Municipio de Guayaquil presentó en la Fiscalía contra Barcelona por presunta defraudación tributaria, el presidente torero, José Francisco Cevallos, emitió este jueves un comunicado público para intentar aclarar el caso. Esto a pesar de que el 1 de octubre no se presentó a rendir su versión ante el llamado fiscal.

“El club, con el corte a septiembre del 2015, recibió herencia de pasadas administraciones de $ 730.091, por concepto de impuestos retenidos en lo que respecta al rubro de espectáculos públicos deportivos”, detalla la carta firmada por José Cevallos.

“Esta administración, cuyas funciones se iniciaron en octubre del 2015 hasta la presente fecha, ha recaudado por este concepto más de $ 400.000, de los cuales se ha pagado la totalidad a la misma jefatura de Espectáculos Públicos de la Municipalidad de Guayaquil”, aclara. Pero “a pesar que es de conocimiento del Cabildo que los valores cancelados son de recaudaciones correspondientes a partidos realizados durante la actual administración, dichos montos fueron acreditados a deudas anteriores”, agrega.

Por eso, Cevallos considera que “hubiese sido adecuado que la Municipalidad permita que se realice la cancelación mediante un convenio de pago, mismo que es susceptible de realizarse por esta vía de cobro previo acuerdo de las partes antes de proceder a realizar una acción judicial”.

Tomado de: El Universo