La policía rusa detuvo este miércoles por vandalismo a los futbolistas rusos Alexandr Kokorin (Zenit) y Pável Mamáev (Krasnodar), compañeros de Cristhian Noboa y Christian Ramírez respectivamente, que protagonizaron el lunes una brutal agresión contra dos funcionarios y un conductor.

Los futbolistas, que habían comparecido esta tarde en una comisaría moscovita para declarar tras el ultimátum impuesto por la policía, han sido detenidos en virtud del artículo 213 del código penal (vandalismo), que podría acarrearle hasta cinco años de cárcel.

La condena podría ser mayor, ya que por un segundo ataque contra el chófer de un coche perteneciente a una presentadora de la televisión rusa, los futbolistas podrían recibir otros dos años de pena. La policía informó de que ambos jugadores han sido detenidos en calidad de sospechosos y que permanecerán en custodia policial por un plazo de 48 horas.

En cuanto a la media cautelar que les será impuesta, la policía aseguró que es “prematuro”, ya que ambos detenidos aún están siendo interrogados.

Impactantes imágenes de lo que sucedió: