El último Clásico de la temporada tendrá ribetes decisivos. Es que no puede ser diferente si tanto Barcelona como Emelec se están jugando sus opciones de clasificar a la final del torneo. Pero más allá de la ubicación en la tabla tras los 90 minutos, ambos equipos se enfrentarán a diversos escenarios a raíz del resultado.

El envión anímico, la paternidad histórica, la tranquilidad de los banquillos de Guillermo Almada y Mariano Soso, entre otras situaciones, son circunstancias que se volverán claves para las nueve fechas restantes en la pelea por alcanzar la clasificación a la Copa Libertadores.

Toreros y millonarios han marcado puntos de inflexión posterior a estos encuentros. El Ídolo empezó un repunte en la primera etapa del 2016 luego del 5-0 ante el Bombillo para conseguir el cetro a fin de año. Los eléctricos remataron primeros en la fase final del año anterior tras el 3-0 frente a los amarillos y dieron la vuelta olímpica ante Delfín. Sin duda, será un duelo bisagra.

Lo que se juega el Ídolo

La etapa

No ganar el Clásico le significaría a Barcelona despedirse de sus opciones de ganar la etapa. Sumado a ello, incrementaría a nueve partidos sin conocer la victoria.

Estabilidad

La seguidilla de resultados negativos ya abre el debate entre los hinchas sobre la permanencia de Almada, sin embargo la directiva le brinda su total respaldo al charrúa.

Acumulada

Ganar un Clásico puede dar un envión anímico o impactar tanto al equipo que estaría en juego el segundo puesto en la acumulada, clave si Liga repite en primer lugar.

Paternidad

En caso de perder el domingo ante Emelec, Barcelona perdería la superioridad histórica ante su rival. Los toreros han ganado 70 partidos, empatado 83 y 69 derrotas.

Lo que se juega el Bombillo

Al acecho

Tres puntos separan a Emelec del líder Macará, en caso de caer ante Barcelona sería perderle el rastro. Si los ambateños pierden ante Delfín, ganando se colocan primeros.

De visitante

Mariano Soso no sabe lo que es ganar fuera del estadio Capwell desde que llegó a Emelec, esto le ha generado dudas sobre su eficacia al frente del conjunto millonario.

Confianza

Vencer a Barcelona puede ser el golpe de autoridad que necesita el cuadro millonario con la meta de ganar la etapa. Ya venció al Ídolo, pero no logró mantener la punta.

Historia

Desde el 2011 que Emelec no iguala con su adversario en partidos ganados en Clásicos. El Bombillo puede imponer una histórica paridad si vence en el Monumental.

Tomado de: Expreso