Jorge Jiménez Cedeño es uno de los muchos socios canarios que refuta en las asambleas del club amarillo a José Francisco Cevallos, presidente de Barcelona, pese a integrar la lista del exgolero cuando este ganó los comicios en octubre del 2015.

Jiménez no está de acuerdo con el manejo económico y afirma que hace tres años el pasivo era de $29,5 millones y ahora es de $ 41 millones. Asegura que “no hay democracia y solo se hace lo que dice Cevallos”.

(EL UNIVERSO ha solicitado dos veces una entrevista con el titular torero, pero el área de prensa de Barcelona no ha dado una respuesta).

¿Por qué se desvinculó del directorio de Barcelona?
En abril del 2017 recibí una propuesta del presidente de la Ecuafútbol para ser vocal principal de la Comisión de Selecciones, y acepté. Cuando se enteró Cevallos se sintió molesto porque a él no le habían consultado. Luego, junto con el asesor jurídico José Miguel Pérez, aplicaron un artículo, que no tiene nada que ver con el estatuto, que dice que los miembros del directorio no podemos estar a la vez en dos instituciones. Pero el espíritu de eso era para impedir que aparte de estar en Barcelona se esté en Liga de Quito, Emelec o Macará, por ejemplo. Ahí me sacaron del cargo.

Cevallos declaró en días pasados que los que no son valientes para afrontar la crisis se han ido del club.
Yo soy valiente porque no me fui, me sacaron. Si seguía ahí tal vez se armaba un incendio. Cevallos, corto de palabras como siempre, podrá decir lo que quiera, pero hay gente que renunció porque sabía lo que se venía. En Barcelona no hay democracia, se hace lo que Cevallos dice. (Juan Alfredo) Cuentas es obsecuente con él; Carlos Alfaro Moreno tendrá que responder por lo de las academias de fútbol, y por eso a lo mejor se queda callado. Aquiles Álvarez preside la Comisión de Fútbol, pero no dice nada, y el resto del directorio nunca levanta su voz y solo lo hacen para que los lleven de viaje a partidos.

Usted dice que su salida tuvo otras razones.
Me convertí en una piedra en el zapato por pedir que se apliquen los reglamentos. Por ejemplo, que el directorio sea el que autorice o no gastos ordinarios y extraordinarios, no lo que ya se ha gastado. No es justo que en Barcelona ingresen $ 30 millones y haya un egreso por la misma cifra. No es posible que de octubre a diciembre del 2015, al asumir tras las elecciones, la auditoría determinara que el pasivo era de $ 29,5 millones y que ahora sea de $ 41 millones. Quiere decir que al club se lo volvió a endeudar.

¿Por qué Cevallos revelará el monto del déficit recién en marzo del 2019?
Él creó dudas cuando se le preguntó en la Asamblea el monto del déficit. Pide esperar hasta marzo próximo, cuando serán las elecciones (en las que Cevallos buscaría la Prefectura del Guayas). Quiere tapar lo hecho y que no se arme un escándalo.

¿Cómo sabe que el déficit es de $ 41 millones?
Tengo documentos y me ratifico en los $ 41 millones. Es la obligación de la directiva transparentar cuentas, como siempre se dijo. En la web del club se debe publicar todo movimiento, pero cometen el mismo error de los otros (directivos) de no hacerlo.

¿Por qué otros exmiembros del directorio han criticado a Juan Alfredo Cuentas, vicepresidente financiero?
El que sabe de finanzas es Cuentas. Cevallos repetirá lo que sea como loro, pero de eso no sabe nada. Ambos deciden sin consultar a nadie. Cuentas ha permitido que se hagan fichajes caros sin tener presupuesto. (Michael) Arroyo y (Ariel) Nahuelpán tendrían sueldos de casi $ 70.000. Eso no se puede pagar en el país.

La dirigencia dice que paga las deudas, pero mientras más lo hace más se debe. ¿Qué opina de esto?
No se venden jugadores y no hay activos vendibles. Si un par de futbolistas fueran transferidos al año y entraran $ 15 millones o $ 20 millones, el club estaría bien, pero no se vende nada. No hay jugador para vender a fin de este año. A estas alturas a Nahuelpán, Matías Oyola y Damián Díaz el tiempo no los perdona. A Darío Aimar no se lo pudo vender porque se lesionó.

Se culpa a las directivas pasadas, pero no se insiste ante la justicia ordinaria para que los responsables de la crisis respondan.
Preocupa que después de lo que se dijo respecto de los malos administradores, de los depredadores de Barcelona, no haya pasado nada. En marzo del 2017 se puso en la Fiscalía una denuncia y no ha pasado nada. En la Asamblea de socios se informó que había un perito, pero cuando se les preguntó sobre algún informe no contestaron.

¿Se puede afrontar una crisis siendo gobernador y ahora aspirante a prefecto?
El fin de Cevallos siempre ha sido político y no el proyecto de hacer de Barcelona el Coloso de América, como se proyectó. Hace campaña y mezcla política y deporte.

Isidro Romero analiza ser candidato a presidir Barcelona. ¿Qué le parece?
No lo apoyaría. El que le falla a Barcelona una vez no tiene derecho a regresar. Él se fue por la puerta de la cocina y dejó al club abandonado cuando perdimos 3-0 en un Clásico (2006). Causó un daño institucional y eso nos ha pasado factura.

18 meses estuvo jiménez en el directorio de Cevallos en Barcelona.

Tomado de: Diario El Universo