La situación contractual del defensor, Anthony Bedoya, era otro tema que tenía que resolver la dirigencia de Barcelona SC. La necesidad de generar recursos y la negativa de Guillermo Almada de sumarlo a su equipo el próximo año, hicieron que el presidente, José Cevallos, decida vender al jugador.

«Barcelona lo vendió a un grupo empresarial, tenía opción de compra en Cuenca pero unos empresarios presentaron una propuesta antes que ellos. El presidente decidió venderlo ante la necesidad económica» manifestó la noche del domingo el vicepresidente, Carlos Alfaro Moreno.

«Preguntamos a Almada sobre el jugador y nos dijo que no lo tenía en sus planes para el 2019» agregó el directivo.

Bedoya, de 22 años, llegó a Barcelona en enero del 2016 pero no pudo afianzarse en el primer equipo de BSC, solo jugó en reservas y en la filial, Toreros FC.