Los dirigidos por Guillermo Almada no bajan los brazos. Barcelona sabe que en este momento las posibilidades de que gane la segunda etapa no son las más altas, pero también ha demostrado que no quiere dejar la intentarlo hasta el final.

Este fin de semana arrancó la fecha 18 y con ello una nueva esperanza para que los amarillos puedan meterse nuevamente en la pelea por un cupo a la final, pero para ello no solo tendrán que ganar, sino que además deberán esperar otros resultados.

Uno de ellos ya se dio, Delfín cayó en su visita a Sangolquí y se estacionó en la cuarta casilla del torneo con 29 unidades, mientras que en caso de que los canarios sumen un triunfo ante Católica, podrían llegar a 30 y meterse incluso como inmediato perseguidor de Macará, quien tendrá que caer en su visita a Chillogallo ante Aucas, lo propio Emelec ante el Deportivo Cuenca y que Liga de Quito pierda o empate ante Técnico Universitario.

Ya para la fecha 19, Macará, Emelec y Liga de Quito, deberán perder o máximo empatar, mientras que los canarios deberán volver a ganar, pero ahora en su casa y ante Deportivo Cuenca.

Con estos resultados el equipo torero podría soñar una vez más con situarse en la primera casilla y de allí en más ganar todo lo que le reste para llegar a la ansiada final, para luchar por obtener la estrella 15.