ACTUALIZACIÓN:

La lluvia no cesa y el campo de juego de la Bombonera se volvió a inundar. La intención es jugarlo pero está complicado….

Se esperaban lluvias y llegaron. Tal vez más tarde de lo que se había pronosticado, ya que recién en la mañana de este sábado comenzaron a caer las primeras gotas y luego llegaron las tormentas. De a ratos llovió intensamente, en otros momentos lloviznó y hasta llegó a parar.

Pero cuando llovió fuerte, se generaron varios charcos en el campo de juego de la Bombonera. La duda surgió inmediatamente: ¿se puede jugar así? Las próximas horas serán claves ya que se espera que la lluvia vaya cediendo y así pueda drenar la cancha, que, por lo menos, estará pesada para la primera final de la Copa Libertadores.


Fuente: Diario OLÉ