En un partido de fútbol amateur en nuestro país ocurrió algo insólito. Un jugador pateó un penal y acomodó la pelota al lado del palo. El arquero se tiró para el otro costado. ¿Gol? ¡No! Y el motivo parece el remate de un chiste. ¡Se metió un perro salchicha y lo atajó sin querer! Obviamente todos los presentes estallaron de risa.

Acà el video: