Habrá final nomás y el escándalo le dará paso al fútbol, que aunque cueste creerlo de esto se trata este bendito y vapuleado deporte. La Conmebol falló y determinó que River y Boca jugarán la revancha después de la doble suspensión del partido de vuelta en el Monumental. Y será el 9 de diciembre, a las 16.30 de la Argentina, en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.