Si la euforia por derrotar a Boca Juniors en la final de la Libertadores había sido un sentimiento en busca y captura para evitar posibles distracciones en el Mundial de Clubes, la realidad es que tanto le hubiera dado a River Plate dejarse la voz y el físico por la gesta conseguida en Europa en virtud de lo visto a miles de kilómetros del Santiago Bernabéu. Tras completar un partido lleno de altibajos (2-2), en el que tanto dio ser el campeón de la Conmebol como el equipo invitado, al equipo argentino le dejaron fuera de la final los penaltis (5-4), y específicamente el último, el que falló Enzo Pérez. Batacazo de River, que tenía entre ceja y ceja dar rienda suelta a la pasión madrileña derrotando al equipo propietario del estadio en el que acabó con Boca. No será esta vez.

Acá el video: