TOMADO DE: MUNDO DEPORTIVO

Lo que tenía que convertirse en un día de felicidad y tranquilidad se torció. Diego Armando Maradona, que ayer firmó finalmente la renovación con el Dorados de Sinaloa, fue ingresado en la Clínica Olivapor la noche después de que se le detectara un sangrado estomacal mientras realizaba los chequeos médicos antes de regresar a México.

Todo se precipitó ayer, días después de que el conjunto mexicano tuviera noticias de ‘El Pelusa’, cuando por fin la obtuvo y fue positiva, para alegría del club. “Diego Maradona arregló su continuidad en Dorados de Sinaloa y seguirá como entrenador del equipo por toda la temporada.

Después de exámenes médicos rutinarios en Argentina se sumará a los entrenamientos con el plantel” dijo el abogado Matías Morla, haciendo también referencias a las pruebas en las que a Maradona se le detectaron los problemas. Por ello, debió ser ingresado y sometido a una endoscopia, mientras estaba acompañado por sus tres hijos en la Clínica Olivos.