Gabriel Cortez volvió al fútbol ecuatoriano, tras un paso sin éxito por México, en donde jugo para los Lobos BUAP. El hábil mediocampista fue confirmado como nuevo fichaje de Emelec, a pesar de que se considera hincha del Barcelona SC, el clásico rival de los azules.

​Hace poco más de un año, el volante salió del Independiente del Valle por problemas de disciplina y el cuadro negriazul decidió transferirlo al Lobos. La negociación estuvo a cargo de José Luis Chiriboga, empresario de jugadores e hijo de Luis Chiriboga, expresidente de la FEF.

​El 19 de noviembre de 2017 fue el último encuentro en el torneo ecuatoriano para Cortez, quien fue expulsado por insultos al árbitro, en un duelo contra Emelec. Al siguiente día el jugador dio polémicas declaraciones en una entrevista con Radio Huancavilca de Guayaquil.

“Yo le reclamo al árbitro por una jugada de Segovia (Juan) y le dije que no era expulsión o que estaba vendido”. “Todos saben cómo son los árbitros cuando se juega con Emelec”, dijo el jugador, el 20 de noviembre de 2017.

En esa misma entrevista, el jugador de 23 años se confesó como “barcelonista” y expresó que deseaba salir del Independiente para firmar por el equipo amarillo o marcharse al fútbol mexicano. Al final se inclinó por la segunda opción.

​”No pienso renovar con Independiente, vamos a ver qué pasa. Mi empresario es José Luis Chiriboga y quiero jugar en otro equipo. Yo soy barcelonista y me encantaría jugar ahí”, mencionó el futbolista.

Cortez regresó del Lobos al fútbol local después de un irregular 2018. El volante ofensivo disputó 21 partidos en la Liga mexicana y anotó dos goles. En el último torneo Apertura 2018, el ecuatoriano fue suplente.

 

Fuente: Bendito Fútbol