¿Otra vez llega un futbolista a recuperarse en Barcelona? Para el 2019 los canarios han fichado  al colombiano Sebastián Pérez  que viene de casi una temporada sin jugar en Pachuca por una lesión.

Pérez sufrió una rotura de ligamento cruzado en la rodilla izquierda en abril de 2017 y perdió continuidad en Boca Juniors; luego fue transferido a México. En 2018, el volante de 25 años fue a préstamo a los Tuzos, donde tampoco tuvo actividad. “No disputó ningún partido de liga y solo jugó 34 minutos en la Copa MX”, detalla el portal deportivo azteca Tiempoextramx.com.

Hay casos como el de Pérez. Ninguno fue favorable porque los lesionados no mejoraron, o por la larga inactividad no pudieron ganar estado físico. Por ejemplo, e el gaucho Rolando Zárate, con graves lesiones en las temporadas previas a su contratación (2008). En tiempos de la información globalizada a Eduardo Maruri (presidente) y Antonio Noboa (titular de la Comisión de Fútbol) les bastaba presionar una tecla de sus computadoras para conocer los terribles antecedentes médicos de Roly, que cuando vino ya eran noticia vieja. Le habrían evitado un derroche millonario a Barcelona.

Otros que fueron parte del plan ‘rehabilitador’ son el paraguayo Víctor Ayala, quien arribó en 2018, pero no jugaba desde el 5 de mayo de 2017. No rindió, nunca alcanzó nivel de competencia y se fue sin pena ni gloria.

Con información de Diario EL UNIVERSO