Es un  jugador que cuando llegó fue importante, pero que en los pasados seis meses tuvo un bajo rendimiento, muy lejano al que se le esperaba por sus condiciones.

Guillermo Almada volvió a confiar en él y en el partido de ayer, el primer partido que se puede considerar importante del 2019, Marcos Caicedo no defraudó.

En el primer tiempo generó juego por la banda izquierda, con su velocidad siempre buscó desnivelar. Además  anotó un gol.

Suena obvio, pero pareció que no había mejor motivación para Caicedo que ese gol. Un gol que se le negaba desde junio de 2018 donde le anotó al Delfín en el Campeonato  del año pasado.

Ayer siempre se mostró por la banda izquierda, desniveló una y otra vez.  Hacía mucho que el ‘hijo del viento’ estaba en deuda. Anoche apareció aquel Caicedo que el hincha amarillo pide.  Un gol  y un gran partido que le permite a los hinchas volver a ilusionarse con él.

Eso sí, deberá mantener este nivel. Si lo hace, puede ser muy importante.