El volante colombiano Sebastián Pérez fue uno de los más ovacionados en el estadio Monumental. Fue su primer partido en el estadio amarillo. Con 25 años y un buen rendimiento físico, sorprendió a los hinchas con el nivel mostrado en el triunfo torero ante Alianza Lima, en la Noche Amarilla.

Pérez, admirador del juego de Fernando Gago, fue un cerebro en el esquema de Guillermo Almada. Demostró por qué salió campeón de la Copa Libertadores 2016 con la camiseta de Atlético Nacional.

El jugador, tras lograr el título continental, pasó a Boca Juniors hasta mediados del 2018. Allí fue transferido al Pachuca mexicano donde jugó poco, pero la noche del sábado 26 de enero, en Guayaquil, Pérez volvió a demostrar su calidad intacta.

Después de su primera actuación en Guayaquil, el colombiano contó cómo fue su debut con Barcelona. “Fue muy hermoso. La cancha está muy bonita. Fue un momento inexplicable por todo lo previo. Nunca lo voy a olvidar”, dijo emocionado por la victoria 2-1 en el Monumental.

Aunque había dudas por su nivel físico, Pérez demostró que está en recuperación de su rendimiento. Fue en abril del 2017 que sufrió la rotura de ligamentos cruzados de su rodilla izquierda y que lo marginó del protagonismo de Boca Junior. Desde allí le ha costado volver a alcanzar rendimientos óptimos.

El DT Guillermo Almada justificó su contratación. “Queremos recuperar su nivel futbolístico. Es un jugador que nos puede aportar muchísimo”, dijo el uruguayo sobre su contratación.

El jugador tiene contrato por un año con el equipo guayaquileño y también hay una opción de compra. Por ahora, Pérez dijo que espera el debut oficial en el campeonato ecuatoriano y en la fase dos de de la Copa Libertadores.

Tomado de: Bendito Fútbol