El volante de 18 años entró desde el banco para asegurar una clasificación que estaba muy difícil para Defensor Sporting

“Recién estoy dando los primeros pasos en mi carrera, pero lo que espero es ser feliz”, afirmó Gonzalo Nápoli con inusitada madurez para sus 18 años. El volante ingresó a los 54 minutos ante Bolívar, estrelló una pelota en el palo y anotó a los 90’ el gol que aseguró la clasificación en un partido de mucho sufrimiento para los violetas.

Da Silva comenzará a planificar el partido del miércoles frente a Barcelona de Guayaquil correspondiente a la segunda fase de la Copa. “Barcelona es un gran equipo, que juega muy bien. Pero me tengo fe y a mis compañeros también. Vamos a hacer un gran partido”, finalizó Nápoli.