Desde muy joven buscó poder, sus estudios universitarios en leyes los desarrolló en instituciones peluconas, que le permitieron relacionarse con colegas de mayor prestigio y experiencia para que a través de ello llegue al fútbol.

En base a su inteligencia maquiavélica se relacionó con banqueros, dueños de medios radiales, Presidentes de canales de TV y así poco a poco fue escalando de organismo en organismo, hasta llegar a ganarse la confianza del poderoso Paco.

Esto le permitió intervenir en el negocio audiovisual por la influencia en el organismo, pero como dice la canción de Gilberto Santa Rosa, TODO LO QUE SUBE, TIENE QUE CAER.

Es así como desde mediados del año anterior se convirtió en jefe de campaña, su deseo de poder lo fue llevando al extremo, que tras perder las elecciones, voces en redes sociales lo señalan como responsable de alertar a los charrúas de una polémica inscripción de un jugador.

¿Habrá comandado el manual de la venganza luego de que este club no votó por su candidato promovido?