POR: PACO LÓPEZ

Me quedo con la última imagen que vi en el Monumental cuando la barra despidió a Barcelona con cánticos, vivas y un aliento ensordecedor que estremeció hasta el más duro de los hombres.

Ese es nuestro pueblo solidario, como diciendo ustedes no la cagaron.
El reproche no era para el equipo que en la cancha le ganó al mediocre Defensor por un 3 a 1 tanto en Montevideo y Guayaquil.
El reproche fue para otros, inclusive la directiva barcelonista que una vez más la vacuna por ser confiado.

Luego la gente en el estadio cambió el cántico a insultos al fútbol, la FEF y Conmebol. Al coro de «mafiosos» retumbó los cuatro costados del Monumental. Barcelona terminó su corta participación copera por un error administrativo de la FEF donde ya aceptó la culpabilidad el actual presidente Francisco Egas.

Espero que Cevallos no se cruce de brazos, contrate un detective para conocer toda la verdad lo que pasó el viernes 1 de febrero en la FEF.
Deberán solicitar vídeos internos de seguridad de todos los movimientos de las personas que estuvieron en la área administrativa.
La culpa no tan sólo es de un empleado de quinta categoría sino hay un pez gordo en todo esto.

El empleadito no lo hizo sólo fue mandado por alguien. Qué extraño pierden las elecciones los que apoyaban a Doumet y sucede minutos después que hay amenaza de bomba y otras cosas extrañas.
Hubo una poderosa mano negra para perjudicar al Barcelona, club que le dió el respaldo a Egas.

Deben salir no tan sólo el o los culpable s sino el autor y los cómplices. Pero conociendo nuestra gente esto pasará, investigarán y olvidarán.
Mientras Barcelona quedó fregado deportiva y económicamente hasta noviembre que finalizará la ronda de eliminación de la Liga Pro. El daño está dado, está eliminado de Copa y los malas fe se estarán riendo a carcajadas, pero recuerden nadie se va de este mundo sin pagarla.
Será tarde o temprano, pero será.

Chao Barcelona por una mano negra de la FEF.