Leonardo Campana, la joven figura revelación del Sudamericano Sub 20, marcó 6 goles con la Tri y fue fundamental en la conquista del torneo por primera vez en la historia del país.

A inicios de la competición, Campana, no era el llamado a ser la referencia de gol o delantero titular de la selección, pero meses previos a la elección de la lista que viajaría a Chile, Stiven Plaza, jugador de 19 años dejaba Independiente del Valle para ser fichado por Real Valladolid de España, luego de tan solo haber disputado 22 partidos en el equipo principal y anotar 7 goles.

Ronaldo es quien incorpora personalmente a Plaza y lo lleva a España, lo cual permitiría que Campana se convierta en el 9 indiscutible de la selección y a su vez el artillero del torneo. Debido a que el equipo español pasó a ser propiedad en un 51% del ex jugador brasileño y no concedió el permiso para que el joven deportista participe en el Sudamericano porque necesitaba adaptarse al nivel del fútbol europeo.

Jorge Cécilo, director técnico de los campeones sub-20 al tener la baja de Plaza, opta por brindarle la confianza a Campana, en el 11 abridor, lo que le daría muchas alegrías al país.