More

    FIFA DESTACA AL JUGADOR 12 DE BARCELONA (VIDEO)

    La página web del organismo que rige el fútbol en todo el mundo, destacó en gran medida la gestión realizada por Claro Ecuador, empresa que realiza un pequeño  viene cumpliendo el sueño de algunos 

    Dejar la tribuna, ponerse la camiseta y saltar al campo como un futbolista más, aunque sea unos minutos. ¿Qué hincha no soñó con eso alguna vez?

    Tres simpatizantes de los equipos más populares de Ecuador se dieron ese gusto días atrás, aunque en distintas fechas, luego de ganar un ‘reality show’ y convertirse en jugadores por un rato.

    Jimmy Espinoza, fanático de Barcelona; Rodrigo Caicedo, de Liga de Quito; y Daniel Nieto, de Emelec, resultaron los triunfadores del desafío, que contó entre sus jueces con Iván Hurtado, leyenda de la selección ecuatoriana.

    El premio: entrenar con el equipo antes de la presentación oficial; participar del evento, que se hace a estadio lleno como previa de un amistoso; y lo mejor, ¡jugar un rato con sus ídolos!

    FIFA.com habló con ellos para saber cómo es ser futbolistas por un día.

    “Lo que viví, desde la práctica hasta el juego, fue la gloria, y no se paga con dinero”, dice Jimmy, licenciado en inglés y dueño de una hostería de 38 años, cuya primera vez en las grades fue a los 5 con a su padre.

    De los tres, solo Jimmy conocía el vestuario principal del estadio de sus amores. “Había estado en el camerino del Monumental, pero vacío. Y ver la camiseta colgada con tu nombre impresiona”.

    Más impactante fue encontrarse allí con Andrea Pirlo, campeón de la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006 e invitado de lujo a la fiesta del Barcelona.

    “Como pudimos por el idioma, le dije que lo admiraba y le pregunté cómo era ganar un Mundial. Fue muy amable. ¿¡Entiende que me cambié en un mismo lugar que Pirlo!?”.

    Los tres vivieron la presentación de los planteles desde adentro, y participaron del calentamiento previo en la cancha.

    Jimmy también jugó tres minutos. “Mi hito fue hacer un pase de cabeza”, narra con humor y orgullo.

    “Fue un rechazo elevado, tardó 6 o 7 segundos en caer, y pensé millones de cosas. Me dije: ‘No puedo bajarla, tengo que cabecearla’. Y cuando salto veo un rival enorme que salta conmigo. ¡No sé cómo cabeceé yo!”.

    Los tres coinciden en que vivieron uno de los momentos más felices de sus vidas, y que les divierte el reconocimiento que reciben desde entonces. Sobre todo, en esas tribunas a las que regresaron para renovar la fidelidad por sus equipos.

    Video, CORTESÍA DE CLARO:

    Últimas noticias

    - Publicidad / Advertisement -