Tras su último partido dirigiendo a BSC, Guillermo Almada compareció en rueda de prensa donde dejó sus sensaciones de su largo periodo al frente del ‘ídolo del Ecuador’ que este viernes llegó a su fin.

“Las sensaciones son muchas y son difíciles de describir, soy malo para las despedidas y realmente son de los momentos que voy a guardar para el resto de mi vida. Hay un material humano espectacular, seguramente todos estos futbolistas que conforman Barcelona nos van a dar muchas alegrías para todos los que somos hinchas de BSC”.

“Nos hizo crecer mucho como entrenador, aprendimos mucho del fútbol ecuatoriano. Los futbolistas son seres humanos a veces tenemos buenos partidos y a veces malos pero siempre con la misma idea”.

“Creo que cualquier entrenador del mundo quisiera dirigir esta camiseta, nos sentimos queridos por toda la gente que nos rodea, no tengo mas que palabras de agradecimiento para la familia de Barcelona”.