Ante la demanda de la jugadora María Antonella Guerrero contra el cuerpo técnico de la selección femenina sobre un presunto acoso sexual, la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) ha tomado la decisión de despedir a los implicados, debido a que ya se encuentran en una investigación por la justicia pública.

«Dejar de contar con los servicios de los profesionales involucrados, en aras de la tranquilidad, confianza y seriedad que debe primar como valores importantes en el desarrollo de sus actividades», fue lo que resolvió la FEF ante la controversia del caso en los últimos días.

Tweet de FEF Ecuador