Previo al partido entre Barcelona y Delfín, se llevó a cabo la realización de un gran acto solidario. 

Ariel Gavilanes Villalva, un pequeño niño con distrofia muscular de Duchenne, tenía el sueño de conocer y anotarle un gol a Máximo Banguera, el cual pudo cumplir la tarde de este domingo en el estadio Monumental.

Tras eso, el portero del cuadro ‘torero’ compartió el momento indicando su emoción por apoyar la causa: «Los recuerdos más lindos que te regala el fútbol. Momentos inolvidables», manifestó Banguera.

Tweet de Máximo Banguera