Papy Faty, de Burundi, insistió en seguir jugando a pesar de que los médicos le aconsejaron que lo dejara. En enero se le diagnosticó un problema cardíaco.

Nueva tragedia en el mundo del fútbol. Papy Faty, jugador de Burundi falleció ayer de muerte súbita en Suazilandia, en el partido entre los Malanti Chiefs y Green Mamba. El jugador se desplomó cuando sólo se habían disputado 15 minutos del partido y fue atendido al instante. Sin embargo una vez desplazado al hospital los médicos no pudieron hacer nada para salvarle la vida y certificaron su muerte. Tenía 29 años.

La noticia no era del todo inesperada. En enero el jugador fue sometido a un chequeo médico donde le detectaron una enfermedad cardíaca. Tras descubrirla, los doctores le aconsejaron someterse a una operación o que dejara de jugar al fútbol. Faty se negó a pesar de los consejos de los médicos y fichó por los Malanti Chiefs. Este miércoles en la publicación africana ‘Soccer Laduma’ el propio jugador reveló sus problemas de corazón en un artículo. «El doctor me dijo que puedo morir», decía el escrito.

Faty era internacional por Burundi y fue uno de los futbolistas claves en la clasificación de su selección para la Copa de África por primera vez en su historia. En su carrera, Faty llegó a firmar por el Trabzonspor turco, aunque no llegó a jugar ningún partido.

Mira se manifestó: