Uno de los ex jugadores y glorias de Barcelona SC, se manifestó sobre su era en el club torero, además de resaltar la actitud que se tenía en su época ante las adversidades.

Julio César Rosero, campeón en 1995 y 1997, confesó que el cariño por el Ídolo va más allá que cualquier jugador y directivo:

«Por encima de los que hablan, Barcelona siempre va a ser grande a pesar de la gente que critica y hace daño con tanta cosa que dicen, llevándolo al tema personal. El equipo es lo más importante y va a perdurar toda la vida, las directivas y jugadores pasarán, hay que trabajar y sacarlo adelante», manifestó el ex mediocampista.

‘El emperador’ recordó la mala época que vivió con los amarillos, pero donde el hambre gloria predominaba en los futbolistas: «Me tocó vivir también malos momentos, daba pena estar en Barcelona, no había ni para tomar agua pero supimos salir adelante. En el año 97 nos debían 8 meses y nosotros solo pensabamos en ganar y obtener la gloria deportiva».

Fuente: Radio La Redonda