La mañana de este miércoles se preveía realizarle los chequeos médicos al  jugador Michael Arroyo una vez que ha cumplido con los 6 meses de sanción impuestos por la FEF.

La sorpresa fue que el aun ofensivo de Barcelona, no se presentó a dicha cita y horas después reveló en una transmisión en vivo desde su cuenta de instagram, que primero se le tendrán que cancelar sus haberes (sueldos, premios, etc) antes de presentarse a cualquier revisión.

Según pudimos conocer por una fuente cercana al jugador, Arroyo fue fichado en enero del 2018, pero desde esa fecha hasta octubre del mismo año, no se canceló la totalidad de sus sueldos, solo una parte; mientras que, desde octubre hasta la actualidad, no se le ha pagado ningún valor, salvo un bono que recibió todo el plantel por un monto de $20,000.

También se pudo conocer que la cifra que adeudaría Barcelona al futbolista sería de aporximadamente $1’800,000.

¿Qué pasará con Gambetita?