Por primera vez en la historia, de forma oficial, se jugaba el primer clásico del astillero en la Liga Pro

Barcelona arrancó perdiendo el partido, pero las chicas sintieron el aliento incondicional de la Sur Oscura que estuvo presente en el Chucho Benítez cantando a todo pulmón y motivando a todas las jugadoras de BSC femenino hasta lograr remontar el partido.

Al final del partido las jugadoras celebraron por primera vez junto a la Sur Oscura y se fueron a sus casas muy contentas, una noche que no van a olvidar nunca.